miércoles, 2 de abril de 2008

Por ti perdí mi alma en el ruedo. Apostando mi vida por la tuya y la mía. Y tú me das la espalda en mi caída cuando no soporté la embestida del amor que te dí un día.

A. B.

No hay comentarios: